La moneda en España y Andalucía

El euro es la moneda de curso legal en Andalucía, igual que en el resto de España.

El 1 de enero de 1999 comenzó la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria Europea, y con ella, el euro inició su andadura como moneda legal de los países que forman parte de dicha unión, si bien no será hasta el 1 de enero de 2002 cuando el euro sustituya a la peseta de manera física. Por tanto los tres años que van desde el 1999 al 2002 conforman el denominado período transitorio en el que todos los sectores sociales deben prepararse para la llegada del euro.

Aunque las sucursales del Banco de España esté cambiando todavía pesetas por euros, el curso legal recoje como única moneda, el euro, como en el resto de la CEE.
Ampliar información: Fabrica Nacional de Moneda y Timbre

Difícil es adaptarse a una nueva moneda; para hacer esto más fácil es bueno conocer las características generales del dinero del lugar donde nos encontramos o pensamos llegar, en este caso España, en donde se utiliza el Euro el cual es la moneda de la Comunidad Europea, sin embargo no todos sus integrantes la utilizan, sino solo los miembros de la llamada Eurozona, los cuales son países que cumplen con ciertas condiciones de estabilidad financiera y permiten soportar la moneda. Usted debe saber que:

El Euro es la moneda oficial de circulación en España.
Los billetes son siete, de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros.
Las denominaciones tienen colores diferentes y también tamaños y señales táctiles especiales, pensando en las personas invidentes o con facultades visuales mermadas.
El papel contiene fibras fluorescentes y un dibujo de diversos tonos. La imitación de este último exige por parte del falsificador un trabajo adicional, porque no puede reproducirlo fácilmente a la vez que lo copia o imprime.

Están representadas las 7 épocas de la historia de la cultura europea: clásica (billete de 5 euro), románica (10 euro), gótica (20 euro), renacimiento (50 euro), barroco y rococó (100 euro), arquitectura del hierro y del vidrio (200 euro), arquitectura moderna del siglo XX (500 euro).
Estas 7 épocas están representadas por los estilos arquitectónicos respectivos: los tres grandes elementos arquitectónicos representados – las ventanas, los pórticos y los puentes – no son atribuibles a un monumento o a un país en particular, pero son representativos de los estilos arquitectónicos que se han dado en una gran parte de Europa. Los valores de las monedas que componen el sistema monetario europeo son 1, 2, 5,10, 20 ,50 céntimos y 1, 2 Euro.

El Consejo Ecofín resolvió, en una primera fase mediante concurso abierto a todos los países de la UE, los motivos comunes de las monedas euro. Con posterioridad, los gobiernos de cada país miembro han tenido que decidir el diseño de los anversos nacionales.

En el caso de España, los motivos seleccionados están dedicados a la Institución Monárquica, a personajes españoles de prestigio universal y a la arquitectura representativa del país.
La tasa de cambio utilizada en España para la transición monetaria fue de 166.386 pesetas por Euro.

HISTORIA DE LA MONEDA EN ESPAÑA

LA PESETA (1869 – 2002)

La palabra peceta (piececita), diminutivo de peça (pieza), existía en lengua catalana desde tiempos muy remotos. En el siglo XV se aplicó a monedas de plata y en la Edad Media se utilizó para designar el real de a dos.
A principios del siglo XVIII, la palabra peceta se introduce a la lengua castellana como peseta. Una pragmática con fecha 13 de julio de 1718 es el primer documento oficial que alude a la peseta.

El Diccionario de Autoridades de 1737 define la peseta como “la pieza que vale dos reales de plata de moneda provincial, formada en figura redonda. Es voz modernamente introducida”.

El proceso por el que pasó de una lengua a otra hay que buscarlo en la guerra de sucesión a la Corona española (1705-1714) entre el pretendiente francés, Felipe de Borbón, y el archiduque Carlos de Austria. Este último tenía sus operaciones militares en Cataluña, por lo que acuñó en Barcelona grandes cantidades de reales de a dos. Posteriormente, estas monedas de plata inundaron el mercado castellano, y con ello se comenzó a popularizar la palabra peseta escrita tal como sonaba la pronunciación catalana de aquel término.

El vocablo castellano peseta regresó al ámbito catalán y se hizo una transposición fonética de la que resultó pesseta, voz que aún persiste.

En septiembre de 1868, los revolucionarios para modernizar España instauraron la unidad monetaria, dentro del sistema métrico decimal, que sustituyera a los “reales” y “escudos” que circulaban por el país.

Un decreto del 19 de octubre de 1868 crea la peseta, con objeto de agilizar la economía y el comercio e impulsar el sistema financiero.


Moneda Española, 25 pesetas 1871

Curso Legal de la Peseta.- La primera pieza con denominación de ‘peseta’, aun sin ser la moneda oficial, se acuñó en la Barcelona ocupada por las tropas francesas de Napoleón I (1808-1814), siendo rey su hermano José I. En el anverso figura el valor nominal, y en el reverso, el escudo de la capital catalana. Curiosamente, fue en 1808 y en Cataluña la primera vez que una moneda salió de la ceca con leyenda en español y no en latín, poco antes de la llegada de los franceses. En la inscripción se proclama a Fernando VII rey de España, y aparece en Gerona (con el nombre en castellano) como lugar de la acuñación.

La primera peseta de curso legal se acuño en 1869 y figura el título de “Gobierno Provisional”, referido al Ejecutivo revolucionario encabezado por el general Francisco Serrano (si bien cabe decir, que el alma del movimiento antiisabelino había sido el general Juan Prim), y el nombre “Hipania”. Estaba inspirada en una moneda del emperador hispalense Adriano, en la que aparecía una matrona recostada en la península Ibérica.

Hasta la Restauración, no se vuelven a acuñar monedas de una peseta. Durante el reinado de Alfonso XII se ponen en circulación piezas de esta cantidad entre 1876 y 1885, año de la prematura muerte del monarca.

La primera acuñación republicana, todavía en plata, se efectuó en 1933-1934 y reapareció la matrona Hispania con un ramo de olivo en la mano.

En plena guerra civil, en 1937, nacieron las rubias, al cambiarse el metal de la peseta por una aleación de cuproníquel de color dorado. La imaginación popular otorgó el color rubio a la larga melena del retrato femenino que aparece.

Discos de cartón que circularon en la guerra ante la escasez de metales.

Las pesetas de papel comienzan a imprimirse durante la guerra civil, debido a que la industria bélica necesita metal para fabricar las vainas de las balas.

El papel es una moneda fiduciaria, es decir, que se basa en la confianza del portador en que el Estado le reintegrará en metal esa cantidad. La peseta de la derecha es la primera peseta en papel emitida en Burgos por el Banco de España.

Franco continuó imprimiendo pesetas en papel durante la posguerra. La primera peseta franquista esta fechada en Burgos en 1938. El último billete de peseta lleva la cara del marqués de Santa Cruz, que no pudo mandar la Armada Invencible, y tiene fecha del 22 de julio de 1953.

Las pesetas, hasta 1982, son de una aleación cuproníquel con una gran proporción de cobre puro que con el tiempo se fue reduciendo para asegurar una mejor resistencia al desgaste.

En 1944, aparece la peseta del uno, todavía sin la efigie del general. El primer perfil de Franco aparece en 1947-1948, para el que se utilizó un retrato del escultor Mariano Benlliure, que en un principio adolecía de un excesivo relieve que se tuvo que reducir.

La peseta de 1966, última de la era franquista, se debe a Juan de Ávalos. Es curioso seguir la evolución del bigote del caudillo, que se va suavizando a medida que pasa el tiempo.

Con el advenimiento de la monarquía en 1975 y el restablecimiento de la democracia en 1978, se realiza una primera emisión de pesetas con el rostro de Juan Carlos I.

Al revés que el dictador, mira hacia el lado izquierdo. La emisión de 1975, y la primera de 1980, conserva en el reverso el viejo escudo.

En 1980 salió a la circulación la peseta conmemorativa del Mundial de fútbol que se celebró en España en 1982. En el reverso de la moneda aparece el uno. En este año se actualiza la relación fiduciaria, ya que una peseta de 1944 vale más que el metal del que está hecha.

Actualizada la relación fiduciaria, se altera la aleación de las pesetas y se fabrican con aluminio, recuperándose el color blanco (que no el metal de plata) de las monedas de antes de la guerra. La última emisión que guarda las dimensiones tradicionales circula entre 1982-1989. La que aparece en 1989 estuvo en circulación hasta que el euro sustituyó definitivamente a la peseta a partir del 1 de julio del año 2002. Los euros aparecieron el 1 de enero del 2002 y coexistieron con las pesetas durante seis meses.Las pesetas se continuaron fabricando hasta diciembre del año 2001 (el 31 como fecha límite).

WIDGET GENERICO

2 Responses to La moneda en España y Andalucía

  1. I’ve ben exploring for a bit for any high quality
    articles or weblog posts in this sort of house
    . Exploring in Yahoo I finally stumbled upon this website.
    Studting this information So i am happy to exhibit that
    I have a very excellent uncanny feeling I camee upon exactly wat I needed.
    I most definitely will make sure to don?t overlook this site and provides
    it a glance on a continuing basis.

  2. Unquestionably believe that which you stated. Your favorite reason seemed to be on the net the easiest thing to be aware of. I say to you, I definitely get annoyed while people consider worries that they just don’t know about. You managed to hit the nail upon the top and also defined out the whole thing without having side-effects , people could take a signal. Will probably be back to get more. Thanks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>