Parque Natural de la Bahía de Cádiz

Con aproximadamente 10.000 ha de superficie, las especiales características ecológicas de este humedal vienen dadas por la influencia del cercano océano y del suave clima mediterráneo. Conviven en su entorno una alta densidad de población humana, una gran actividad industrial y económica con zonas marismeñas casi intactas y salinas.

La extracción de sal es explotada desde los fenicios aunque en la actualidad tras el progresivo relleno y desecación de miles de hectáreas de marisma para usos urbanos, industriales y agrícolas, la mayoría de las salinas de dedican al cultivo de almejas, ostras, lubinas, lenguados, lisas y langostinos.

Hoy, los recursos económicos de la zona se basan en la obtención de pescado de estero, el marisqueo, los cultivos marinos y el turismo. Sin embargo, aún se conservan reducidos enclaves de marismas naturales casi intactas como las Marismas de los Toruños, de Sancti Petri y las situadas en la Isla del Trocadero. Un variado muestrario de ecosistemas en un espacio relativamente reducido formado por dunas, ca ños, acantilados y playas.

Hoy, los recursos económicos de la zona se basan en la obtención de pescado de estero, el marisqueo, los cultivos marinos y el turismo. Sin embargo, aún se conservan reducidos enclaves de marismas naturales casi intactas como las Marismas de los Toruños, de Sancti Petri y las situadas en la Isla del Trocadero. Un variado muestrario de ecosistemas en un espacio relativamente reducido formado por dunas, ca ños, acantilados y playas.

Flora
La vegetación natural de la Bahía de Cádiz se compone de especies adaptadas al sustrato salino y a la inundación de las mareas o a un suelo arenoso. Todavía persisten algunos enclaves de pino piñonero, como el Pinar de la Algaida, como restos de un antiguo y denso pinar quemado por los ejércitos de ocupación durante el pasado siglo y que antiguamente se extendía entre el Puerto de Santa María y Puerto Real. También se localiza otro pequeño bosque de unas 6 ha en Sancti Petri. En resumen, pinares, barrones, carrizos, espadañas, castañuelas y algunos endemismos.

Fauna

Su situación entre el vecino Parque Nacional de Doñana y el Estrecho de Gibraltar convierte a la Bahía de Cádiz en una pieza clave del sistema migratorio de multitud de aves acuáticas. Especies sedentarias, estivales, invernantes o de paso en sus rutas migratorias componen la avifauna de este humedal litoral. Alcatraces, somormujos, cormoranes, gaviotas y especies limícolas (adaptadas a comer en los fangos) son frecuentes en las playas. Cuenta con la más importante colonia en España de charrancitos. En las zonas de esteros y salinas anidan cigüeñuelas, cigüeñas, el flamenco, la espátula, garzas y avocetas. Tras su transformación para cultivos acuáticos también acuden especies como el flamenco o el águila pescadora.

Zona de contacto entre medios marinos y terrestres y gracias a la fácil circulación de las aguas, con buena iluminación y abundantes nutrientes, es lugar para una gran diversidad de especies entre moluscos, crustáceos, peces, aves acuáticas y el camaleón, especie protegida que se localiza tanto en bosques de pino piñonero y dunas como en huertos y jardines.

En las zonas litorales fangosas son abundantes las cañaíllas, verdigones, almejas, camarones y cangrejos, también presentes en las salinas donde además se capturan los llamados “pescados de estero”: lenguados, lubinas, doradas, lisas … También los mejillones y langostinos, entre otros.

Lugares cercanos de especial interés
- Parajes Naturales de Isla del Trocadero y Marismas de Sancti Petri.
- Dunas de San Antón.
- Playas del Parque.
- Torres vigía del litoral.

WIDGET GENERICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>