Datos históricos de El Rompido

Los primeros indicios de población en estas tierras se remontan a la época Fenicia. La procedencia del nombre Cartaya viene de Carteia, palabra fenicia. De la época romana han quedado yacimientos en el casco urbano y alguna fábrica de salazón.

Pero la constante inseguridad de la zona causada por los intensos ataques de los piratas berberiscos y normandos retrasa la consolidación de la ciudad hasta el siglo XV. En ese momento es necesaria una ciudad para poder defender el paso en barca por el río Piedras. Este paso lo estableció el Marques de Gibraleón, que después de muchos pleitos con Ayamonte, lo resuelve a su favor. En el 1453 Don Pedro de Zuñiga mandó construir el castillo que vigilaba la entrada de la ría del Piedras. En el siglo XVI, inicia un período de auge que poco a poco, con la desaparición de los núcleos medievales, comienza a decaer. En el siglo XVII vuelve a surgir una población que basaba su economía en la pesca y la agricultura.

Las gentes de esta villa participaron activamente como tripulación en muchos viajes a América, recién descubierta. Hoy en día es un ayuntamiento en el que la historia y la cultura están presentes. Su vida tranquila, como villa marinera, mantiene su encanto.

Aparte de sus posibles orígenes remotos en época fenicia y de la realidad histórica, no bien conocida, de otras épocas, la fundación de San Miguel de Arca de Buey, donde actualmente se halla El Rompido. Fue un ejemplo mas de un proceso de repoblación que aconteció a medíados del s. XV en la Baja Andalucía (provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz) Surgieron entonces muchas “nuevas poblaciones” por iniciativa de los monarcas, concejos, o de los nobles dueños de los respectivos territorios, para revitalizar las comarcas abandonadas desde la expulsión de los musulmanes.

La carta fundacional de San Miguel se redactó el 6 de abril de 1458 por orden de D. Álvaro de Zúñiga. Se desconoce el origen de sus repobladores, aunque debieron ser, procedentes del Norte de España y de Portugal.

De 1510 a 1534 hay una etapa de crisis para todo el señorío de Gibraleón. En San Miguel decrece la población un 31%, debido, sobre todo, a los cantos de sirena que las nuevas tierras americanas influían en los oriundos onubenses, aunque una sucesión de malas cosechas y epidemias también pusieron su granito de arena.

De 1534 a 1637 la población crece en casi toda la provincia pero no en San Miguel. El pueblo fue saqueado muchas veces pues las continuas y productivas expediciones cargadas de riqueza que arriban desde América a los puertos andaluces, atrajeron a estas una porción de piratas que fueron el terror de los marinos y que atacaban a las indefensas poblaciones, y también a ciudades como Cádiz y Gibraltar.

Es por ello por lo que Felipe II mando organizar la defensa de las costas con la construcción de fortificaciones, una en Punta Umbría y otra junto a la Laguna del Portil. También quisieron hacer otras en otros lugares incluido San Miguel de Arca de Buey.

No obstante el 10 de Agosto de 1577 D. Luis Bravo Laguna, recomienda que se repare la fortaleza de San Miguel, construyéndose en ella un torrejoncillo para que sirva de luminaria y dar aviso a las otras torres. El saqueo siguió, despoblando San Miguel y que conllevó una nueva carta de repoblación de la villa en el año 1597. A pesar de los denodados intentos de fortalecer la aldea, en 1630 los habitantes despoblan la villa totalmente.

Foto de la Plaza de Cartaya HuelvaNo fue hasta Enero de 1651 cuando Cartaya tomo posesión de San Miguel, el primero de Enero, en virtud del poder dado por el Duque de Bejar al Corregidor y Justicia Mayor de Gibraleón para que en su nombre se posesionase de la villa de San Miguel de Arca de Buey.

La última desgracia que se ceba en la localidad es el terremoto que en 1755 destruye toda la iglesia, con su torre dejando como monumento más representativo El Faro, construido en 1861 con un estilo industrial del s. XIX, y declarado de interés local, es reemplazado en su uso por otro construido a medíados de la década de los setenta. La dehesa de San Miguel, donde se ubica El Rompido, esta catalogada por parte de la Diputación Provincial como zona de yacimiento arqueológico.


;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>